Home

El objetivo central de este estudio es indagar en la evolución ideológica de Francesc Macià, el cual comienza declarándose españolista para finalizar en el catalanismo radical. El libro escrito por Josep M. Roig Rosich, analiza la evolución y el papel cultural y social de la trayectoria del que fue el primer presidente de Cataluña, desde 1907 al 1923. El objetivo del autor es entender el rol que juega en la historiografía este político, que comienza siendo un ingeniero militar español y acaba defendiendo una Cataluña federal, apoyado con las armas durante la dictadura de Primo de Rivera, antes de convertirse en el primer presidente de la república.

Josep M. Roig Rosich (Alcover, Alt Camp, 1947) es profesor de Historia contemporánea en la Universidad de Rovira i Virgili. Decidió centrar su investigación en la historia de Catalunya contemporánea. Tiene publicados diversos estudios, de los cuales destacamos los siguientes: L’Estatut de Catalunya a les Corts constituents (1932), Història de l’Orfeó català, La dictadura de Primo Rivera a Catalunya. Assaig de repressió cultural (ganadora del premio Fundació Congrés de Cultura Catalana de Biografia i Estudis Històrics, 1990), Josep Irla, president de la Generalitat a l’exili (coautor amb Felip Calvet), y La guerra que han provocat (estudio y selección de artículos de Rovira i Virgili publicados durante la guerra civil).También ha participado en diversas obras colectivas como Història de la cultura catalana, Història, política, societat i cultura dels Països Catalans, o Història de la Catalunya contemporània. Actualmente Josep M. Roig colabora en el campo de la prensa: L’avenç, Serra d’Or, Revista de Catalunya, etc. Su principal línea de investigación es la historia cultural y política del siglo XX.

Las diversas preguntas que nos plantearemos durante la elaboración de la reseña son: ¿Quién era Francesc Macià? ¿Era un idealista o un estratega? ¿Cuáles serian las condiciones óptimas para poder prosperar un proceso de autodeterminación en Cataluña?   Macià evolucionó de un líder de masas a un símbolo del catalanismo. Francesc Macià, De militar español a independentista català (1907-1923), fue publicado en el año 2006, después de seis años de investigación. El objetivo central era encontrar la evolución ideológica de Macià entre 1907 y 1923, veremos esta evolución a través de discursos, cartas o artículos indispensables para hacerse una idea global del gran líder político que se convirtió. Reseguir esa evolución ideológica que se desplaza de una catalanidad española a una actitud nacionalista y separatista, paralela a su transcurso evolutivo de militar a civil.

Francesc Macià fue más idealista que estratega a lo largo de su vida política, fue víctima del desengaño, a causa de los sucesos que vivió y le repercutió a su manera de pensar. Nació en Vilanova i la Geltrú el 21 de octubre del año 1859. Sus padres, Joan Macià i Artigas y Maria Llussà i Segarra, procedentes de les Borges Blancas, se trasladaron a la parte portuaria de Vilanova de la Geltrú. Sus padres se dedicaron al comercio del aceite y el vino. Francesc Macià fue el segundo de siete hijos, y vivió en una familia de corriente progresista. Su padre era de ideología liberal y su hermano federalista. El ingreso de Francesc Macià en una academia militar se puede interpretar como la vía más rápida para cumplir su sueño de ser ingeniero. Sobre todo si tenemos en cuenta que su familia no era del todo una familia acomodada, y que él no era el heredero, por lo tanto la vía militar fue la más asequible. Su carrera dentro del ejército es ascendente dentro de unos cánones habituales. Su imagen de persona eficaz, profesional, dedicado a las obras de construcción; también ocupó la selección telegráfica del Ejercito en Barcelona (1881-1883), después lo destinaron a Sevilla, y en 1887 a Lérida como cabeza de la comandancia de ingenieros militares. Finalmente en 1895 ascendió a teniente coronel. En este tramo de su vida, Francesc Macià se define como monárquico y defensor de la patria, para él Alfonso XIII era su amigo. No vemos los primeros indicios de su catalanismo hasta el suceso del cu-cut, donde el periódico se cuestionó la unidad de la patria, y por lo tanto los militares cerraron el diario y quemaron archivos bajo el lema “¡Viva España!”.  El 27 de noviembre diferentes oficiales del ejército firmaron manifiesto para dar apoyo a los oficiales, y Macià se negó. Ese gesto nos lleva delante de un hombre de ideas fijas y sobretodo un hombre  honesto, que gracias a esa negación comenzará su andadura en el campo de la política. Cuando Macià decide abandonar su carrera política, después de haber hecho muchos enemigos por defender lo que él creía lo conveniente. No tiene una ideología definida y concreta, por ese motivo no ha creado una estrategia, sino más bien comienza en una andadura política sin tener aún su ideología política del todo definida. La imagen que nos llega es la de un hombre un poco desubicado, y sobretodo poco influenciable, durante los primeros años en solidaritat catalana no dio muestras de ambición política. Sobre todo hay que recordar que Francesc Macià, cuando decidió formar parte de solidaritat catalana era militar y por lo tanto defendía tanto al rey como a los militares.

[1]<<La solidaritat no és anti-militarista y en prova d’aixó que presenta a n’en Macià, un militar que may faltará a la disciplina […]>>.

Francesc Macià fue elegido como diputado de las Borges Blanques los años siguientes: 1907, 1910, 1914, 1916, 1918,1919 y 1923, año que dio el famoso golpe de estado Primo de Rivera.  Durante su primer año como diputado sufrió su primera desilusión con el rey Alfonso XIII, cuando vio como ignoró la petición de revisar los documentos sobre el caso de Macià. Esa ignorancia ocasionó un importante punto de inflexión en la admiración y fidelidad con el monarca. A lo largo de 1907 hasta 1923 vemos una clara evolución hacia un catalanismo cada vez más radical. Sí que es cierto que durante sus primeros años solidaritat catalana dejó claro que no era un movimiento separatista, pero cuando se deshace el partido y decide entrar dentro del bando republicano, vemos a un Macià populista, republicano y crítico con la monarquía, sobretodo porque los acusa de apoyar el caciquismo. Notamos esa clara evolución antimonárquica, autonomista y rebelde que indica su proceso de cambio ideológico.

Con el transcurso de los años Francesc Macià se fue disgustando de la política, no solo por la disolución de Solidaritat Catalana, más bien porque estaba en desacuerdo con las políticas que ejercía España, ya que él vio que los intereses personales de los políticos iban por delante de las intervenciones para mejorar el país. Para él el parlamento era totalmente inútil, y reflejaba una evolución hacia el pensamiento catalanista. Para él lo más importante era Cataluña, su único ideal y lucharía por su compromiso, que Cataluña fuera esplendorosa tanto para los de arriba como para al pueblo obrero.

A finales de 1916, Amadeu Hurtado le propone a Macià que vaya de corresponsal de Guerra a Francia como corresponsal del diario: La publicidad; sobre todo para que informara de los sucesos acontecidos por la primera guerra mundial. Durante esa época, que seguía el transcurso de su radicalización, nos habla de una Cataluña federada dentro de su proyecto de una España federada, no habla de una separación radical de Cataluña con España, sino de una unión federativa para llegar a un beneficio. Su nacionalismo se vio más motivado a causa de la rebelión de Serbia y Bélgica por defender su patria, ya que ve reflejada la libertad nacional que él tanto ansía. En este instante vemos que


[1] Josep M.Roig Rosich. De militar español a independentista català (1907-1923),  l’esfera dels llibres, 2006, p.49.

Macià ya no habla como Españolista, sino como catalanista, que quiere la independencia en modelo federal. Y, sobretodo, verá en Irlanda su gran sueño de libertad nacional. Por lo tanto vemos un Macià más radical cuando vuelve de corresponsal. Hay como dos etapas evolutivas de Macià; cuando comienza su andadura política es muy idealista, y vemos su evolución de ingeniero militar a civil, y sobre todo de monárquico a republicano. No es una evolución rápida, sino un proceso lento. Por lo tanto es una evolución gradual, que comienza en Lérida, se consolida en Madrid, donde salió decepcionado y tuvo que aprender que las realidades catalanas y españolas no se implicaban necesariamente. Lo cierto es que su radicalización más efusiva la hallamos a la vuelta de Francia, observamos que quiere ser el promotor hacia el independentismo. Es en esta etapa del 1917 al 1923 que Macià despierta rasgos de su carácter militar, y por lo tanto, vemos un poco al estratega para conseguir sus objetivos ya que tiene las cosas claras y sabe lo que realmente quiere. Un catalanista radical hacia la independencia y viendo a España como el verdadero obstáculo. El 15 de enero será presidente de la federación democrática nacionalista (FDN), que se caracteriza por la combinación del nacionalismo radical con un planteamiento socialdemócrata. Durante la conferencia nacional catalana, se juntó con el sector más radical del catalanismo para fundar en 1922 Estat Català. Durante el período de Primo de Rivera, Josep M. Roig argumenta, que la trayectoria de Macià como independentista justo acababa de comenzar. Lo cierto es que su culminación en la política llegaría como presidente de Esquerra Republicana de Catalunya, donde sería el presidente. Y proclamaría la república catalana en 1931 molesto por ver cómo horas antes Lluis Companys había proclamado la república Española.

Por otra parte debemos hablar del concepto de autodeterminación un concepto muy ligado a la política catalana.  Surge a inicios del siglo XIX con los planteamientos de Macià en su idea utópica del republicanismo federal, en su proyecto del federalismo ibérico. El problema era como el pueblo catalán podía proclamarse como estado, si no podía ejercer su soberanía. El antecedente lo podemos hallar durante la década de 1830, cuando surge la llamada Renaixença contemporánea, ese carácter romántico producida por una corriente intelectual y literaria, que se caracterizaba por la deseada recuperación y reconocimiento de la lengua catalana. Tuvo mejor dicho un doble origen: por un lado el federalismo republicano iniciado por Valentí Almirall, y también debemos destacar la figura de Josep Torras i Bages hacia el deseado nacionalismo.

Francesc Macià junto a Estat Català y la unión de partido de izquierda para constituir Esquerra Republicana aparece el primer partido independentista catalán. Durante 1928 se muestra el primer texto definido como el derecho a la autodeterminación, que busca la independencia política: la constitución provisional de la República Catalana. Este texto tiene como objetivo mostrar los derechos, garantías y organización estatal de la futura Cataluña. A parte de enseñar un texto como base jurídica para una independencia. Después de la dictadura de Primo de Rivera, el 14 de abril de 1931 se proclama la república de Cataluña, tanto por Francesc Macià como por Lluís Companys. Con la diferencia que Lluís Companys la proclama en carácter españolista y Francesc Macià con carácter catalanista. Durante la segunda República de Cataluña, el nacionalismo catalán consiguió un Estatuto de Autonomía, que se vio reprimida por la victoria franquista en la guerra civil.

Volviendo al Estatuto de Nuria, la Generalitat lo elaboró como el estatuto de Autonomía de Cataluña, redactado en base al derecho de autodeterminación del territorio y la restauración de su unidad histórica como consecuencia de la proclamación de la República. El seis de mayo de 1932 se iniciaron los debates parlamentarios sobre su aplicación. El estatuto debía amoldarse a la Constitución, que descartaba la opción federal para las autonomías. Finalmente se aprobó con la oposición de la derecha. A pesar de los cambios que sufrió el Estatut, confería una sustancia autonomía a Cataluña: la Generalitat pasaba a estar compuesta de un parlamento, un Presidente y un Consejo ejecutivo. Y obtenía competencia en ámbito como orden público y justicia.

La autodeterminación catalana no es un capricho, es un derecho al recorrer la historia de Cataluña. Durante el siglo XIV, como principado de Cataluña tuvo un papel destacado en el campo económico, gracias al comercio, que cayó con el declive de la corona.  En esa época Cataluña tenía un lema: antes las leyes que los reyes. Con la subida al trono de Felipe V y el tratado de nueva planta se suprimieron todos los derechos, y comenzó su represión. A lo largo de su historia, hasta la actualidad ha sufrido una terrible represión constante por culpa de las dictaduras. Y es de admirar la lucha de la sociedad catalana por su libertad, porque si una cosa les destaca es el amor hacia la libertad y la lucha por su autodeterminación. Los catalanes tenemos mucho que agradecer a Francesc Macià por todo lo que hizo por amor a su tierra, aunque al final

muriera sin poder cumplir su objetivo que era una república federal, luchó siempre por intentar colocar a Cataluña en el lugar que le corresponde. Ninguna comunidad autónoma debe renunciar a su autodeterminación, debe luchar por su identidad como comunidad de individuos libres. La cultura es clave en la sociedad para tener una identidad clara. Cuando el Parlament define a Cataluña como nación, está firmando su derecho a la autodeterminación: tiene derecho decidir colectivamente sobre ese derecho que afecta a la comunidad, dentro de una estructura institucional. El problema es el reconocimiento de este derecho, sobre todo si los obstáculos los pone el gobierno central desde Madrid.

Actualmente nuestro derecho se ve obstaculizado por un centro que implora la representación del todo, un estado de carácter Españolista y centralista incompatible con la idea federal de Francesc Macià. Aún queda mucho camino por recorrer, y la única manera es seguir el ejemplo de Macià, que se convirtió en un mito porque luchó a una edad avanzada hacia sus ideales. Porque luchó tanto por la libertad nacional como por el derecho de los trabajadores. Y él debe ser un ejemplo de lo que es un buen político honrado, un hombre que ante todo puso el interés por beneficiar al pueblo antes que su beneficio personal. Algo que se ha perdido en la política de hoy en día, donde únicamente vemos fraudes y corrupción por parte de políticos, banqueros y empresarios.

Debemos defender nuestro derecho de autogobierno, por el acoso y derribo por parte del gobierno central. El problema es cómo afectaría a España, ya que nosotros generamos muchos beneficios para el resto, y aunque ellos se burlen diciendo que no podríamos autogestionarnos ni salir a flote, la verdad es que el problema lo tendrían ellos si saliéramos porque les proporcionamos el 18,6% del PIB español. Después de lo acontecido con el estatut de 2006 donde las cortes nombraron algunas partes inconstitucionales, y la ferviente oposición del partido popular que ha conseguido envenenar la democracia española, Cataluña verá muy dificultoso el camino. Por lo tanto, la autodeterminación deriva hacia la voluntad de independencia cuando no se respeta la identidad nacional catalana, cuando se utiliza el nombre de España para cercenar el autogobierno de Cataluña. Se están confundiendo término como pacto con sumisión y sobretodo asimilación.

Es imposible ser federalista porque no vivimos en una España democrática, sino en una España centralista donde Madrid tiene todo el poder. Cataluña no tiene otra salida positiva para sí misma que la independencia. La inclinación hacia la derecha extrema por parte del partido popular, y sobre todo su integrismo españolista ha arrastrado al partido socialista hacia patriotismos. No solo Cataluña permanecerá como un problema para España, también Euskadi, en el caso de que la cultura política de los partidos estatales no cambie radicalmente.

Los partidos catalanes deberían dejar de estar tan fragmentado y autoimponer la unidad para generar una estrategia electoral. Suena utópico pero deben crear una lealtad que no ocurre desde la reforma del Estatuto de 1979. La única salida para reivindicar el derecho de nacionalidad libre, deberá venir por parte de la ciudadanía, Ellos deberán asumir la responsabilidad y protagonizar la defensa de los derechos nacionales de Cataluña. Es necesario que las instituciones defienda el autogobierno. Vivimos con el triunfo del estatuto del 2006, y a la vez la paradoja de ver como su contenido fue vaciado por el golpe del tribunal constitucional.

Cataluña no está asimilada cien por cien por España, el desarrollo de la democracia pluralista permite que podamos convivir en la diferencia, debemos luchar para que la economía catalana pueda desarrollarse sin obstáculos por razón de Estado. Tiene que ser factible poder impulsar la unión federal plurinacional desde una visión policéntrica, no centralista. El divorcio con España llegará un día en que se culminará si no se entienden. Hay que tener en cuenta el anti-catalanismo que ha crecido en España, que causa que los catalanes cada vez estén avanzando hacia una ideología más radical al verse totalmente solos y detestados por el resto del territorio. Si destaqué al comienzo de la reseña que lo que ocurrió con la ideología de Francesc Macià fue una evolución más que una estrategia, por culpa de lo que fue sufriendo a su alrededor y las desilusiones que tuvo que experimentar. Lo que está ocurriendo en la sociedad catalana es una desilusión por parte del trato que reciben no solo por los políticos centrales, sino por civiles de toda España que los acusan de victimistas.

El derecho de autodeterminación, algo tan básico que si fueran realmente demócratas ni se lo plantearían, pero Cataluña fue realmente tierra conquistada a partir de 1714, hay muchos intereses económicos, más que ideológicos por parte del poder central que no estará dispuesto a perder una gran fuente de ingresos como es Cataluña, a la que se le exprime más que a las demás con el déficit presupuestario.

En conclusión se debe destacar la figura de Francesc Macià, y después de leer su biografía entiendo porque se le ha mitificado, como ha ocurrido con otros políticos como Pau Clarís. La figura de Macià es muy interesante porque siguió una trayectoria muy intensa igual que una evolución que fue cambiando a lo largo de su vida, desde que comenzó como político como solidaritat. Ese desengaño con el campo militar, la monarquía y sobretodo en el campo de la política, le llevó hacia su separatismo radical siempre con un modelo federal. Es de admirar su honradez en todo momento, llevando siempre los beneficios para la sociedad por encima de él. Es admirable como siendo mayor tuviera tanta fuerza y energía por querer conseguir su propósito. Lo cierto es que en pleno siglo XXI aún Catalunya lucha por su autodeterminación: la defensa de la libertad, sobre todo de su lengua, cultura e identidad. Porque el ser humano se crea a base de su identidad nacional y cultural. Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s