Home

Ferran Torrent ha sido uno de los escritores valencianos más populares de la literatura catalana. Con su obra societat limitada, el autor elabora un análisis sin contemplación de los negocios políticos en Valencia, siempre desde la ficción. Durante el transcurso de la novela, nos adentramos en la narración acompañados de diferentes personajes que se van entrelazando con la finalidad de llegar al poder. En primer lugar topamos con Juan Lloris, un empresario muy importante en el campo de la construcción, cuya obsesión es llegar a ser presidente de la cámara de comercio. Como asesor tiene a Oriol Martí, un chico joven que desea montar su propia empresa, pero antes de poder realizarlo va consiguiendo amistades por los contactos de su jefe. El empresario es un personaje peculiar y da bastante juego en la novela. Joan Lloris, a parte de querer ser presidente, siente debilidad por las mujeres rubias y jóvenes. Entrará en el mundo de la prostitución como cliente. De repente aparece otro personaje Rafi, el cual conoce a Joan Lloris, un traficante de blancas que posee muchos prostíbulos por Valencia. Él siempre consigue las mujeres más guapas para el empresario, el cual las lleva a pisos de su propiedad. Ana es una de las mujeres que se prostituye, procede de Rusia y tiene veinte años. Ella trabaja en el club Jennifer, además de trabajar allí también pasa las noches con el empresario. En el club la chica rusa conoce al periodista Jesús Miralles, el cual trabaja para el diario independiente El Liberal. Entre los dos nace una amistad extraña, él intentará desmantelar y sacar a la luz el tráfico de blancas; el diario tendrá un papel importante en la trama para destapar y hundir a todos los implicados, sobretodo para destruir la imagen de Joan Lloris.

        Si por una parte es Joan Lloris uno de los protagonistas más importantes, por otra parte no podemos pasar por alto a Francesc Petit. Él es el líder del partido frente nacional valenciano, el cual necesita dineros para poder preparar su campaña electoral. Su objetivo es poder conseguir el cinco por ciento que falta, para poder entrar en el Parlament. Durante toda la obra él lucha para conseguir el dinero para poder realizar una buena propaganda.

    Dentro de la trama política hallamos a Júlia Aleixandra, la subsecretaria de la presidencia de la Generalitat. Durante toda la obra, ella va en contra de los objetivos de Francesc Petit y el frente. Siempre les complica los prestamos y sabe todo lo que hacen. Por ejemplo, Francesc Petit pretende por todos los medios, conseguir representación parlamentaria en el gobierno, para conseguir sus objetivos necesita que BANCAM le conceda el dinero necesario. La entidad está dirigida por personas relacionadas con los dos principales partidos contrarios al frente, y Júlia Aleixandre dictamina a la sucursal si puede o no darles el dinero. Todos estos hechos provocan que estén todos los personajes relacionados entre ellos, por lo tanto, las decisiones que toman, les afecta a todos.

Esta novela, aún siendo desde un punto de vista ficticio, es una disección de la sociedad valenciana, y de los entramados políticos, sociales y económicos que mueven en beneficio de los intereses de unos cuantos que poseen el poder. La novela te obliga a reflexionar sobre la cantidad de intereses que se esconden por los diferentes partidos políticos, y como la obsesión por llegar al poder es más fuerte que los ideales de un partido. Los personajes pactan, juegan sucio si hace falta. Todo lo que leemos nos puede resultar muy familiar con las corrupciones que leemos en la prensa en el campo de la política y la construcción.

Cuando llegan unas elecciones, estamos acostumbrados a ver como los políticos se pelean entre sí, sobretodo en meetings para mostrar sus ideales. Lo que no vemos es todo el artefacto empresarial que hay detrás. Esta obra nos muestra el mundo de la compra de favores entre partidos, los préstamos, los privilegios en cuestiones urbanísticas, y sobretodo la posesión de dinero negro. El mundo empresarial y el mundo de los políticos van unidos por intereses afines. El título de la obra expresa claramente la idea de una sociedad limitada, cerrada donde es difícil acceder, donde está lleno de personajes manipuladores y manipulados. Nada es seguro, cualquier movimiento puede variar el rumbo de situaciones. Ferran Torrent ha sabido plasmarlo magistralmente. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s