Home

Todos/as tenemos un smartphone, sin embargo la mayoría utilizamos el teléfono para todo menos llamar. Y es que con tantas aplicaciones puedes transcurrir una mañana enganchada al teléfono sin sacar nada de provecho. La mayoría de la gente desea conseguir un producto de Apple: un mac, un ipad, e inclusive un imac. ¿Para qué? para ver series un 80% y el resto para realizar diseño gráfico. Solo ese veinte por ciento sabrá utilizarlo adecuadamente y sacará el máximo provecho a dicho producto. Aunque dicha marca sea tan cara, la sociedad con un salario más bajo de lo deseado gastará sus ahorros en darse un gran capricho. Solemos ser adictos/as a las redes sociales; transcurrimos gran parte del día mirando facebook o twitter e inclusive algunos/as trabajan de ellos. Ahora se ha puesto de moda ser community managment y existe muchísimo cursos para conseguir el título. La sociedad cambia de manera vertiginosa  y sobre todo la era Internet, lo que podríamos denominar el mundo cibernético ha irrumpido en nuestra vida de manera muy rápida y acelerada provocando que los hábitos del individuo cambien, y a veces sin darnos cuenta. La sociedad suele pasar muchísimas horas delante de una pantalla de plasma, o delante del ordenador. Su imagen nos atrapa, nos encanta la tecnología aunque podríamos pasar sin ellos tranquilamente.

Y apareció una serie británica titulada black mirror para dejarnos en estado de shock y hacernos reflexionar por narices.

Black mirror consta de dos temporadas dividida ambas por tres episodios independientes con la única conexión de las nuevas tecnologías y sus consecuencias en la sociedad. En un ambiente totalmente distópico tratan temas diversos: implantación de chips en el cuerpo humano, los reality shows, como el individuo puede cambiar sus creencias ante cambios económicos, los efectos de la red social, el mundo de los videojuegos (mundo virtual), La serie es una auténtica critica hacia la sociedad, que cada vez es menos humana y más homogénea. Una crítica que sino lo utilizamos de manera adecuada las consecuencias pueden ser desastrosas. La serie de Charlie Brooker para el canal 4 británico no ha dejado a nadie indiferente.

black-mirror

En sus narraciones te vienen a la mente obras como 1984 de George Orwell o mundo feliz de Huxley; llegándote a preguntar: ¿somos tan esclavos de la tecnología como nos lo pintan? ¿El gobierno lo utiliza para tenernos controlados? ¿Que haríamos si nos plantaran tal suma de dinero? ¿ Cambiaríamos nuestras creencias para vivir más cómodamente  ¿Querrías tener toda tu vida grabada en un chip para no olvidar absolutamente nada? ¿Si se muriera tu pareja querrías un clon para no tener que vivir en soledad?

No explico los capítulos  porque lo bueno de ver esta serie es si no tienes ni idea de que van los seis episodios, el impacto es más grande y reconfortante. Es provocadora, visionaria y sobre todo te hace reflexionar al dejarte con la boca abierta. De visión obligada. Porque da igual lo que hagamos y dejemos de hacer, estamos conectados.

Nota: 9

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s